Calcetín con Papas


Niños de la zona de Puerto Saavedra realizan una versión de la revista infantil de Valparaíso, Calcetín con Papa, que se caracteriza por lograr que los chicos hablen con humor y profundidad sobre el mundo que los rodea, sobre sus momentos de alegría, sus miedos, lo que les gusta del colegio o lo que ven desde su ventana. El proyecto es idea de María Antonia Carrasco y Charlotta Copcutt; y para hacer una edición en la Araucanía consiguieron financiamiento del Fondo del Libro. La experiencia es tan estimulante para los niños que debiera replicarse en muchas zonas de Chile. Si les interesa conocer este material deben escribir a revistacalcetin@gmail.com



Hace algunos meses les hablamos de Calcetín con Papa, una excelente publicación que hacen niños de Valparaíso (léalo aquí). Sus autores son seis niños que ordenan y redactan el material creado en talleres por otros 40 muchachos del puerto, la mayoría de ellos hijos de familias pobres. El resultado es una revista inocente y a la vez cruda, pues en ella retratan el mundo que ven, desde los chistes que oyen en el colegio a las historias de droga que abundan en sus barrios.

Debido al éxito que ha tenido la experiencia (éxito que se refleja en la calidad del material que publican y el interés que despierta en los niños que la leen), las gestoras de este proyecto, la española María Antonia Carrasco y la sueca Charlotta Copcutt pensaron en realizar este mismo trabajo con niños mapuches. Con el apoyo del Centro Chileno Nórdico de Literatura Infantil de Valparaíso y de la ONG ForHum de Puerto Saavedra, obtuvieron financiamiento del Fondo Nacional del Libro y se instalaron un mes en dos escuelas de Puerto Saavedra, donde originariamente habitaban los lafkenches, mapuches de la costa. El resultado es una revista tan honesta y sorprendente como las hechas en el Puerto, donde los niños expresan sus emociones, sus miedos, sus miradas sobre lo que es ser mapuche y la vida en el campo.

En un texto una niña cuenta: "cuando estoy haciendo mi tarea me mandan a cuidar a mi hermana, ver los chanchos a cada rato que no entren al sembrado, encerrar los pollos. Me mandan a comprar muy lejos y tener que caminar. A veces me quedo callada y hago las cosas. De repente discuto con mis padres". Otro niño relata: "un día me escapé de mi casa porque mis hermanos me habían roto mi cuaderno de tareas. Yo les pegué a mis hermanos. Mi mamá me siguió con una varilla. Yo corrí muy fuerte, mi mamá se cansó y se devolvió a la casa. Yo corrí y me fui a un cerro con hartos pinos. Me subí a un árbol y estuve mucho rato. Después me fui para la casa. Entré por una ventana a mi pieza. Me llamaron a tomar once y no me pegaron".




A través de pequeños relatos, a veces mini cuentos, va emergiendo la vida cotidiana de los niños que hoy no se ve reflejada en ningún medio masivo. Al llegar a la última página de esta revista es inevitable preguntarse por qué el único mensaje que reciben estos niños es el de Disney, por qué son espectadores de un mundo Barbie, rubio y flaco, y no hay espacio para que ellos, que tienen historias tan interesantes, sean protagonistas.

En Calcetín con Papas son los protagonistas. En la sección "Me gusta y no me gusta", un niño escribe: "lo que no me gusta es que me digan indio, suena como medio feo, como que no sé nada". Y otro contesta "me gusta cuando bailamos todos junto en el rewe, y que salgan piures y choreos del mar porque se hace ensalada y se puede comer". Un tercer niño agrega: "No me gusta que me peguen y me boten al suelo porque me ensucio y también me siento triste".

Los textos de esta edición fueron trabajados con los alumnos de las escuelas interculturales Ruca Raqui y Sol Naciente, ubicadas en el sector Lago Budi de la comuna de Puerto Saavedra, en la Región de la Araucanía Costa.

El proyecto fue una iniciativa del Centro Chileno Nórdico de Literatura Infantil de Valparaíso y de la ONG ForHum de Puerto Saavedra, quienes recibieron el apoyo del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, en su convocatoria 2010.

Sobre el sentido de la revista María Antonia Carrasco explicó: "lo principal es que los niños se expresen, libre y creativamente, y que exploren su capacidad de pensar, opinar y decir lo que ellos quieren a través de diversos textos e ilustraciones. En este número especial, trabajamos con una mayoría de niños mapuches, y por ello invitamos al taller de poesía al Hombre Pájaro, Lorenzo Aillapán, un poeta mapuche que vive en Puerto Saavedra, quien trabajó con los niños traduciendo sus textos al mapudungun”.




Para Charlotta Copcutt el hacer esta edición en la Araucanía fue un gran desafío. “Costó en un principio ganarse la confianza, porque los niños del sur son más tímidos, tal vez porque no estaban acostumbrados a este tipo de aprendizaje con talleres. Pero fue una experiencia muy grata y un privilegio trabajar con ellos”.

Desde el año 2006, la revista Calcetín con Papa ha editado ocho números y con el especial del Sur sus realizadoras quieren consolidar una metodología de trabajo que ha sido comprobada como efectiva para fomentar y estimular la lectura entre los niños. “Sería muy bueno tener apoyo de las instituciones culturales para que la revista siga saliendo, y para que se extienda a otras regiones, así como lo pudimos hacer acá en el sur. Ojalá que los niños de otras regiones puedan tener también su Calcetín con Papa”, aseveró María Antonia Carrasco.

La revista se repartirá en 5 colegios de la zona a partir de la próxima semana. Pero habrá un buen número de ejemplares en Valparaíso, en la biblioteca "Libro Alegre" (San Enrique 339A, Cerro Alegre). Para conseguir un ejemplar deben llamar a la biblioteca (fono 3216401) o escribir a revistacalcetin@gmail.com

1 comentario:

Audrey dijo...

Desde este lado del charco, un gran bravo a Maria Antonio y Charlotta!
Audrey, Paris, Francia